lunes, 25 de marzo de 2013

ORMAECHEA Y LA ARQUITECTURA VASCA EN ANTIOQUIA



Basílica Menor de Ntra Sra del Carmen, La Ceja, Antioquia
Si hablamos de arquitectura vasca en Antioquia tenemos que hablar de tres de los grandes introductores del estilo gótico español en la arquitectura religiosa, como lo fueron el navarro Lorenzo Huarte, el guipuzcoano Flumencio Galicia Arrue y el vizcaíno Juan Andrés Ormaechea.
Ormaechea nació en Mundaka, Vizcaya, en 1901. De allí pasó a la ciudad de Bilbao donde obtuvo en 1928 el título de ingeniero industrial. Llegó a la ciudad de Medellín como consecuencia del exilio de la Guerra Civil a finales de la década de los 30s. 
En esta ciudad registró en septiembre de 1940 su matrícula profesional de ingeniero No. 345, un tiempo después creó una empresa de construcción con varios socios antioqueños llamada “Montoya, Gaviria y Ormaechea y Cía.”, a la que se les sumó el arquitecto Antonio Mesa Jaramillo.
La empresa constructora ayudó de manera notable en la urbanización de Medellín en un periodo donde la ciudad estaba en acelerado crecimiento, construyendo barrios obreros, urbanizaciones y edificaciones públicas y privadas.

Templo de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro, Medellin
Posteriormente Ormaechea se retiró para conformar con Antonio Mesa, uno de sus empleados con el que había establecido una buena amistad, la empresa llamada “Ormaechea, Mesa, Isaza y Cia.” Ambos conformaron un buen equipo ya que el ingeniero Ormaechea realizaba los cálculos y el arquitecto Mesa se encargaba del diseño arquitectónico.
Entre sus más grandes obras se encuentran la fachada en estilo neogótico de la Basílica Menor de Nuestra Señora del Carmen de La Ceja, inaugurada el 11 de diciembre de 1939; la construcción del Hipódromo San Fernando en 1948 y el inicio del proyecto del Templo de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro en Medellín –proyecto concluido por José Félix Mejía Arango.


Hipódromo San Fernando, Medellín


Autor: Jon Ricaurte