miércoles, 20 de junio de 2012

JUANES Y SUS ANCESTROS VASCO-ANTIOQUEÑOS

Juan Esteban Aristizábal Vásquez más conocido como “Juanes” nació en el municipio antioqueño de Carolina del Príncipe, un 9 de agosto de 1972. Es descendiente por parte paterna de Sebastián de Aristizábal Elgorriaga, guipuzcoano nacido en la Villa de Armería, quien desde Euskal Herria se trasladó a tierras antioqueñas en los primeros años del siglo XVIII.
Su apellido de origen vasco ha despertado interés y curiosidad, sobre todo por parte de algunos periodistas extranjeros que han indagado sobre sus orígenes vascos, de los cuales Juanes es consciente, ya que en varias ocasiones mencionó no sólo la relación existente en su línea familiar, sino que trasladó esta relación al pueblo antioqueño, quizás al observar la concentración de apellidos vascos existente en Antioquia.  
Por este motivo desde el Centro de Estudios Vascos de Antioquia hemos querido recoger algunas de estas afirmaciones pronunciadas por el cantante paisa en periódicos, blogs y revistas entre otras.  
Una de estas primeras declaraciones realizadas por el cantante sobre sus ancestros vasco-antioqueños, la podemos encontrar en la entrevista realizada por un periodista de origen gallego, quien le lanzó la siguiente pregunta: “Apellidándote Aristizábal, la txapela vasca te asoma por alguna parte...”, ante la cual Juanes respondió: “Así es. Mis abuelos son todos colombianos, pero descendemos de los vascos que llegaron hace trescientos años a Colombia y se establecieron en Antioquia”.
En una más, generada por la misma inquietud de indagar de donde vienen sus orígenes vascos? Juanes agregó otro componente de la relación vasco-antioqueña que es el paisaje, pues se tiene la creencia de que los vascos emigraron a Antioquia por la similitud encontrada entre sus paisajes pirenaicos y los encontrados en los andes antioqueños: “…Hay cantidad de apellidos vascos por allá. Si vas a Medellín o a la región (Antioquia), sabrás por qué se quedaron: el paisaje es exactamente igual.”
En otra entrevista lo encontramos ampliando lo dicho sobre las correspondencias del paisaje, el mismo que seguramente reconoció como familiar cuando estuvo de visita por Euskal Herria, en especial por San Sebastián, ciudad de donde son originarias sus raíces peninsulares:


MARISTAIN: ¿Cómo es Medellín, cómo es el paisaje? / JUANES: Es una ciudad, un valle que está rodeado por montañas verdes y gigantes, el verde es muy intenso, haz de cuenta como el País Vasco... / MARISTAIN: Como Pamplona o San Sebastián... / JUANES: Haz de cuenta que llegaste a San Sebastián, es exactamente el mismo lugar. Y ahora entiendo por qué los vascos que llegan a Medellín se sorprenden luego de 370 años, es igualito.


En el 2009 el vizcaíno Kepa Junkera viajó por distintos países de América con un nuevo proyecto musical llamado Kalea, el cual pretendía reunir en un mismo disco a distintos artistas latinoamericanos y una variedad de culturas existentes a lo largo y ancho del continente. Seguramente fue una experiencia enriquecedora de la cual tenemos la siguiente expresión pronunciada por Junkera: "Es curioso, pero siempre he notado lo mismo. Parecía que ya había estado allí y que esa canción ya la conocían. Está claro que la música es muy viajera y es pionera en el encuentro entre culturas".
Como lo anotó Junkera este proyecto que realizó en América facilitó el encuentro entre culturas, pero a su vez, en el caso de Juanes facilitó el reencuentro con la cultura vasca, con el euskera y con parte de su pasado. Por esta razón las miradas se centraron en el cantante antioqueño siguiendo con interés y curiosidad su participación en este disco como lo muestra la siguiente referencia en relación a sus ancestros vascos: “El disco revela diversas curiosidades sobre algunos de los invitados, como el hecho de que Juanes tiene ascendencia vasca”.
La canción Aldapeko interpretada en un idioma hasta entonces poco conocido fuera sus fronteras históricas, fue la excusa perfecta para que, la linguae vasconum primitiae sobre la cual Beñat Etxepare llamaba la atención en el siglo XVI, saliera a las plazas y al mundo. Sobre este particular se dijo del artista antioqueño: “En el disco Kalea, del músico vasco Kepa Junkera, Juanes cantó por primera vez en euskera, el idioma de sus antepasados…”
Una extraña fascinación despierta el antiguo y mágico lenguaje de los vascos a quienes lo escuchan por primera vez, fascinación que fue notoria en Juanes según el siguiente relato: “El intérprete de “A Dios le pido” se mostró muy dispuesto y concentrado en cantar bien el idioma vasco durante las aproximadamente tres horas que duró el encuentro…”
Las replicas del disco Kalea del bilbaíno Junkera continuaron indagando sobre la relación existente entre Juanes y los vascos, motivo más que válido para tratar de hacer un esfuerzo por reconstruir esas líneas familiares dilatadas por el tiempo, que trasportaban al artista a su ancestro vasco más próximo: “He hablado con mi madre antes de venir aquí y hablábamos de mis abuelos. Mi abuelo por parte de padre se llamaba Abel Aristizábal, y mi tatarabuelo Lorenzo Aristizábal. De ahí me vienen mis orígenes vascos”.
La relación vasco-antioqueña que hasta la fecha había sido mantenida a través de imaginarios populares que apelaban a épocas remotas se mantenía latente, viva y audaz en palabras de Juanes, quien hablaba la frecuencia con la que los apellidos vascos se presentaban en la región en frases como la siguiente: “Juanes, quien grabó la canción “Aldapeko”, añadió que en la región de Antioquia la mayoría de los apellidos son todos vascos. “Se dice que hace 300 años o más pudieron haber llegado los vascos a Colombia”.
Esta relación vasco-antioqueña contrariada por unos, mitificada por otros, desatendida por muchos, de la cual desde el Centro de Estudios Vascos hemos venido investigando y trasmitido, con el objeto de reconstruir la Antioquia vasca y asturiana de la que hablaban tanto nuestros abuelos, que quizás se fue perdiendo con el tiempo, pero que sigue vigente en su forma arquetípica.

Autor: Centro de Estudios Vascos de Antioquia