miércoles, 20 de julio de 2011

SONSÓN


Autor: Jorge Robledo Ortíz

En el pico más alto de la estirpe procera
“que cree en Don Quijote y reza en Español”,
con la niebla terciada igual que una mulera
casi dentro del cielo se levanta Sonsón.

Es el pueblo que tuvo la catedral más bella
y más íntimamente lacrada con su Dios.
Un día el campanario sintió templar la tierra
y al caer la campana el cielo se cayó.

De este solar salieron con su tiple a la espalda
los másculos pioneros que fundaron en Caldas
esos pueblitos vascos de savia vertical.

Sonsón es una estrella que por salir de día,
se encontró en el Capiro con recuas de arriería
y a sus constelaciones no quiso regresar.